Memorias del fuego II : Las caras y las máscaras, Por: Eduardo Galeano (1984)

 

Memorias del fuego II : Las caras y las máscaras

Eduardo Galeano 1984

 

1701

Tentación de América

En su gabinete de París , está dudando un sabio en geografías . Guillaume Deslile dibuja exactos mapas de la tierra y del cielo. ¿incluirá a El Dorado en el mapa de América? ¿Pintará el misterioso lago , como ya es costumbre, en el alto del Orinoco? Deslile se pregunta si existen en verdad las aguas de oro que Walter Raleigh descubrió grandes como el Mar Caspio. .¿Son o han sido de carne y hueso los príncipes que se sumergen y nadan , ondulantes peces de oro , a la luz de las antorchas?

El lago figura en todos los mapas hasta ahora dibujados. A veces se llama El Dorado; a veces Parima. Pero deslile conoce , de oídas o leídas , testimonios que lo hacen dudar. Buscando El Dorado muchos soldados de fortuna han penetrado el  lejano Nuevo Mundo , allá donde se cruzan los cuatro vientos y se mezclan todos los colores y dolores, y no han encontrado nada. Españoles, portugueses , ingleses , franceses y alemanes han atravesado abismos que los dioses americanos habían cavado con uñas  o dientes, han violado selvas recalentadas por el humo del tabaco soplado por los dioses, han navegado ríos nacidos de los árboles gigantes que los dioses habían arrancado de raíz , y han atormentado o  matado indios que los dioses habían creado con saliva, aliento o sueño. Pero al aire se ha ido y al aire se va , siempre, oro fugitivo , y se desvanece el lago antes que nadie llegue.El Dorado parece el nombre de una fosa sin ataúd ni sudario.

Hace dos siglos que creció el  mundo, y se hizo redondo , y desde entonces los perseguidores de alucinaciones se marchan , desde todos los muelles , hacia tierras de América . Al amparo de un Dios navegante y conquistador, atraviesan apretujándose en los navíos , la mar inmensa. Junto a pastores y labriegos que Europa no ha matado de guerra , peste o hambre, viajan capitanes , mercaderes y pícaros y místicos y aventureros. Todos buscan el milagro.Al otro lado de la mar , mágica mar que lava sangres y transfigura destinos , se ofrece , abierta, la gran promesa de todos los tiempos. Allá se vengarán los mendigos . Allá se harán marqueses los pelagatos , santos los malandrines y fundadores los condenados a la horca . Se harán doncellas , de alta dote, las vendedoras de amor.

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s