Reseña de “El País de la Canela”. Por: Mery Sugey Soto

William-ospina

Reseña de “El País de la Canela”

El País de la Canela hace parte de una serie de tres libros que narran los viajes al Amazonas emprendidos por los conquistadores españoles en el siglo XV. Ursúa y La serpiente sin ojos,  publicadas en 2005  y 2013 respectivamente, complementan la serie de  relatos históricos escritos por William Ospina con este tema.

Se trata de un libro que nos habla de un “país de la imaginación”, “de un sueño”, “de un fantasma” que buscaron “con frío y dolor”, “con hambre y espanto”, los conquistadores que viajaron a una América desconocida, y cuya ambición y atrocidad son signo de su desesperanza.

El narrador, hijo de un conquistador que participó en las primeras expediciones a América, cuenta a su hijo, de un modo muy particular y poético, las dificultades de viajar a la América imaginada por la ambición de una España en decadencia. Trata de persuadirlo para que no se embarque en una expedición que, por experiencia, sabe que puede llegar a ser  la más desafortunada de su vida. Empieza por contarle en forma minuciosa de su llegada a territorio inca  buscando reclamar la herencia a la que su padre tenía derecho por haber tomado parte en la conquista del Perú, y cómo sin cumplir su objetivo, y por  una suerte inesperada (“la vida lo decidió así”), se convierte, junto con otras personalidades como Fray Gaspar de Carvajal, en tripulante del bergantín construido para encontrarEl país de la Canela. El narrador cuenta secretos e infidencias a las que tuvo acceso por ser parte del grupo de viajeros y estar cerca de los participantes de la expedición dirigida por Gonzalo de Orellana, conocedor de las lenguas indígenas, experto en las selvas americanas, y primo de los Pizarro. Revela acontecimientos desconocidos -como lo hace toda novela histórica- sobre la rivalidad entre los hermanos Pizarro, y nos presenta evidencia para demostrar que fue Orellana quien realmente se adueñó del protagonismo de  una empresa que parecía garantizada y posible, pero que poco a poco se descubre como una gran decepción: la existencia de una tierra roja que huele a canela es solo un mito que alimenta la ambición de los hermanos Pizarro  y mantiene con vida a los expedicionarios que sobreviven a las dificultades del viaje.

El protagonista, de quien no conoceremos su nombre, debe enfrentar dos fuerzas poderosas durante la travesía, fuerzas desbordadas que, por definición, hacen parte del ser americano: la selva y el río. Son ellos quienes se convierten en los personajes más relevantes de la crónica de Ospina. Con respecto a los que parecen ser los protagonistas en la superficie, contamos con algunos datos suministrados por el escritor. Parece que creó un protagonista narrador inspirado en  Cristóbal de Aguilar y Medina, según nota del editor. La figura del hijo a quien se narra  la historia es la de Pedro de Ursúa, protagonista del primer libro que compone la trilogía. Pero más allá de la verosimilitud de lo narrado y de la existencia real de los protagonistas, lo que se pone en dialogo en la narración es la llamada “inteligencia americana”, la superioridad de lo indígena frente a la torpeza y demencia de unos conquistadores que ni sabían lo que buscaban con ello. El escritor nos invita a revisar la historia de nuestro pasado indígena, así como la particularidad de lo americano, desde lo cual debemos pensarnos históricamente. Planteamientos de este tipo, frecuentes en la literatura hispanoamericana, encuentran en el trabajo de Ospina una  narración entretenida, bien documentada y de lectura ágil, que podremos comentar (disfrutar) durante este mes de lectura.

Reseña escrita por Mery Sugey Soto.

Anuncios

Un comentario en “Reseña de “El País de la Canela”. Por: Mery Sugey Soto

  1. Seguro fué un comparto muy interesante, recorriendo de nuevo nuestros 500 años de historia mestiza, enfocandonos a veces en lo que ocurre en las tribus que ocupaban la nueva granada, libros que rescatan una cultura que a veces se quiere olvidar y dejar enterrada en el pasado pero que tiene mucha magia y que aun persiste en mayor o menor medida en los Colombianos actuales. Claro que sus libros no son solo sobre la región de la actual Colombia, William Ospina y en especial su trilogía de viajes, habla de diferentes culturas que habitaron las tierras de nuestra América. Son relatos con algo de fantasía, mucho de verdad y con los sentimientos humanos que se describen en los aventureros que vinieron a poblar las tierras y a los pobladores originales, todos convulsionados por el conjunto de complejidades que componen a la especie humana.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s